EL CENTINELA PARAGUAYO

Una información alternativa a lo que todos los días vemos y leemos en los medios de comunicación. Enfocando temas variados, pasando por sucesos políticos, noticias económicas, iniciativas de la sociedad civil, luchas de organizaciones sociales. Todo aquellos que muchas veces no tiene cabida en los medios masivos de comunicación, El Centinela Paraguayo lo incluye entre sus análisis.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Política Educativa en Paraguay

La lucha de las organizaciones sociales del Paraguay por una educación pública gratuita, obligatoria, de calidad y para todos, es una lucha que continúa constantemente en el desarrollo de la sociedad paraguaya. Discusiones en torno a un tema tan influyente en la posibilidad de generar un cambio en nuestra sociedad, se dan en distintos espacios, ya sean sectoriales o multisectoriales. En el seno de una de estas multisectoriales es en donde pudimos desarrollar un análisis educativo, desde la perspectiva de los movimientos sociales y ante las acciones realizadas por éstos. Este espacio es el que nos reúne aquí, que es el Programa Mercosur Social y Solidario.

Una de las aristas del gravísimo problema de la sociedad paraguaya en el Paraguay, tiene relación muy estrecha con las políticas públicas. Y con respecto a la educación, la política educativa en el Paraguay, con sus desaciertos y la participación de la sociedad civil en ella, fue una de las tantas analizada por los movimientos sociales. La Política educativa fue conceptuada por la sociedad civil como un conjunto de decisiones tomadas por el gobierno para cumplir con y garantizar el derecho a la educación, y lograr una formación integral de la persona, intelectualmente y en valores democráticos.

Según la Constitución Nacional, el derecho a la educación integral y permanente está garantizado a todos los habitantes del Paraguay, y en el Estado recae en particular la responsabilidad de la educación. A partir de varios ejemplos analizados, los cuales no son ajenos a una situación crítica vivida por los estudiantes y docentes en nuestro país, llegamos a definir que el derecho violado más importante, con respecto a la educación, es el derecho a la educación. Cientos de miles de jóvenes aún no son parte de un sistema educativo históricamente excluyente, pero cuyo ente regulador, el Ministerio de Educación y Cultura, se vanagloria año tras año de las supuestas mejoras en cuanto a cobertura y calidad.

El incumplimiento de este derecho fue examinado desde distintos puntos de vista, atendiendo a la amplitud que representa este derecho, y a los distintos sectores sociales pertenecientes a la Mesa Nacional de Organizaciones Sociales del PMSS, que viven realidades distintas en torno a la educación. Señalamos como responsables directos a las autoridades del Estado, y como responsables secundarios a la sociedad en su conjunto, incluyendo a esta a la familia y al individuo por separado.

Al hablar de autoridades del Estado, acusamos a 3 instancias del mismo del incumplimiento de la obligación estatal ante la educación. Estas 3 son: el Ministerio de Educación y Cultura, el Congreso Nacional y la Presidencia. En cuanto a la responsabilidad atribuida por los movimientos sociales a las autoridades se designan dos cuestiones fundamentales, una en cuanto a la falta de voluntad política demostrada por dichas autoridades, y la otra con respecto al presupuesto manejado por el MEC.

La voluntad política es algo eternamente criticado a las autoridades del Estado, en especial a la del MEC, ya que el discurso manejado por el gobierno, y sostenido absurdamente por ellos durante tantos años, sin escuchar las críticas, es que el sistema educativo ha mejorado con la Reforma Educativa implementada a inicios de los años ’90, y que la cobertura ha superado enormemente las expectativas de dicha reforma, lo cual es absolutamente falso, y eso lo vamos a seguir sosteniendo los movimientos sociales paraguayos hasta tanto esta situación cambie.

Ciertamente, valdría una aclaración en este apartado. Realmente hay voluntad política por parte de las autoridades con respecto a la educación, pero hay que analizar el contexto en que esta voluntad sale a flote, y cuando vuelve a hundirse. Momentos de mayor acción del MEC y otras instancias gubernamentales relacionadas con la educación son a comienzos de un período de gobierno, y en tiempos de intensa campaña electoral, ya sea nacional, departamental o municipal. Estas son las situaciones en las que se busca aparentar un mayor trabajo sobre la educación. Fuera de estas épocas, la gestión educativa se ve injustamente opacada. Solo discursos son escuchados. Nada más.

Es en esos momentos de vacío gubernamental en la educación, en que chicos de varios establecimientos educativos dan clases bajo árboles, quienes cuando llueve, o dan clase todos juntos en una sola aula, o simplemente no acuden al colegio. Es en estos tiempos en que chicos van descalzos a sus escuelas, con un frío tremendo, y caminando kilómetros, ya que quieren estudiar, pero el gobierno los limita.

Es en estos momentos en que las comunidades campesinas, quienes con mucho esfuerzo y sacrificio construyen escuelas propias y autogestionadas, son reprimidas por el gobierno, desalojadas de sus asentamientos, perdiéndose todo gracias a una Policía que cumple órdenes de arriba, de un gobierno que en ese momento no tiene la más mínima intención de cumplir con su obligación establecida en la Constitución Nacional. Es en estos tiempos en que los estudiantes dan clases entre 60, 70 o más en una misma aula, y nadie hace nada por ellos. El gobierno no pretende solucionar un problema de superpoblación, y la prensa no tiene ningún candidato político en esos momentos de “supuesta paz” electoral a quien acusar y responsabilizar de esa situación.

Es en estos momentos en que los estudiantes sufren las consecuencias de negociados deshumanos realizados por las autoridades del MEC. Es obligación del Estado proveer de un complemento nutricional a estudiantes de escasos recursos, pero como en tiempos de campaña electoral se realizaron negociados en torno a este sensible tema, son los estudiantes los que se ven privados de alimentación al estar en las escuela, y no hay autoridad del MEC ni medio de prensa que se haga eco de este gravísimo problema en momentos que no sean electorales.

Al mencionar este problema, que justamente salió a luz este año, en el marco de la candidatura de la actual Ministra de Educación y Cultura, Blanca Ovelar de Duarte a la presidencia, tiene esto que ver con el segundo punto cuestionado a las autoridades del Estado referente al manejo del presupuesto educativo.

Denunciamos la malversación de 17 mil millones de guaraníes (3 millones 300 mil dólares aprox.) ocurrida en el MEC, en el programa de complemento nutricional, conocido popularmente como el “Vaso de Leche” y “Almuerzo escolar”. Miles de jóvenes van a las escuelas sin desayunar, o si lo hacen, toman un simple cocido con un pan, para todo el día. Esto demuestra la irregularidad de la cartera educativa, lo cual impide el buen funcionamiento del sistema educativo, y provoca que estudiantes dejen de ir a las escuelas a causa de que era el único lugar en donde obtenían alimentación. Igual situación se vivió con un fraude con los “kits escolares”, en donde el dinero malversado no es como para despreciar, y provoca que miles de estudiantes de todo el país deban solventarse sus útiles escolares, pese a la prescripción legal de la Ley General de Educación que obliga al Estado a suministra de útiles escolares a estudiantes de escasos recursos.

A todo esto se suma que otra prescripción legal de dicha Ley, en cuanto a la obligatoriedad de cumplir con un mínimo presupuestario del 20% del total del Presupuesto de Gastos de la Nación, es incumplida por el gobierno, ya que en la actualidad el MEC tiene asignado un presupuesto equivalente al 18% del PGN.

Al hablar de responsabilidad educativa, no olvidamos obviamente a la familia y al individuo. De hecho, estos son responsables socialmente de la educación, en el sentido de que un mal sistema educativo puede seguir vigente, gracias a que desde las familias no se presenta un incentivo a pelear contra este sistema excluyente. La apatía con que muchas veces se actúa, permite que la falta de conciencia sea alta, lo que desemboca en la discriminación o en la exclusión de la cual son víctimas los jóvenes.

En cuanto a dicha responsabilidad social en la educación, o mejor dicho, en la transformación de la educación, la planteamos en dos etapas. Una que consistiría en el espacio en el cual la sociedad se informe sobre las leyes educativas y a su vez informe a su entorno sobre éstas. Esto posibilitaría analizar de una manera más concreta la realidad educativa, obviamente siempre desde la realidad local. A partir de esto, vendría una segunda etapa en la cual coincidimos en que la sociedad reclame con argumentos absolutamente legítimos y sólidos el cumplimiento del derecho a una educación pública gratuita, obligatoria, universal y de calidad. Esto será posible únicamente a través de la movilización social, la presión, el reclamo, las denuncias.

Para conseguir este cambio, nos proponemos varias formas concretas, que son acciones que aún debemos encararla como movimientos sociales en el Paraguay. Una de ellas, que fue planteada al interior del PMSS, es la convocatoria o la formación de un congreso educacional a nivel nacional, en donde exista la mayor participación social posible, de forma a construir una reforma educativa social, pero elaborada desde abajo. Con esto conseguiríamos un consenso aunque sea mínimo, en torno a qué tipo de educación queremos para nuestro país, y de que forma lo haremos. En estos momentos, la madurez a la que deban llegar los movimientos sociales en cuanto a la unidad, tiene que verse reflejada en sus posturas sólidas ante planteamientos que pudieren provenir del Estado, o de organismos internacionales, que no dudarán un segundo en querer incidir en esto.

Ante estas propuestas, que afirmamos no serán del agrado de las autoridades educativas actuales, los mismos actuarán de una forma represiva. Tantos siglos de opresión, no van a permitir que caigan a causa del pueblo que exige justicia educativa. Como sucede con cualquier lucha social, la lucha por una educación digna será perseguida absolutamente, inclusive eso ya lo observamos en la actualidad en las declaraciones gubernamentales que apuntan a la ilegitimidad de las huelgas docentes, a la manipulación del movimiento estudiantil, o a la destrucción de las escuelas campesinas autogestionadas. La utilización de la educación como arma electoral, fue, es y será utilizada por el gobierno como forma de presionar a los sectores que luchan justamente, y desprestigiarles ante la ciudadanía.

Las consecuencias de esta ineficiencia del sistema educativo son extremadamente graves para la construcción de una nueva sociedad, que es lo que señalamos nosotros como objetivo principal del mejoramiento del sistema educativo. El gobierno había planteado la reducción del analfabetismo al 0% para el 2008, pero a los pasos a los que va caminando el sistema educativo, descartamos totalmente dicha posibilidad. Es más, el gobierno desea aparentar que va a alcanzar esta meta, pero con datos educativos que no se ajustan a la realidad. Con esto, obviamente se llega a un nivel educativo de la población bastante bajo, lo que reduce sus posibilidades de progresar económicamente. Al verse en esta situación, la población rural se ve obligada a migrar a la ciudad, en busca de dicho progreso.

A consecuencia del costo educativo que implica, por un lado, la educación básica que, a pesar de estar constitucionalmente establecida la gratuidad, no es así en la realidad, y por otro lado, el nivel medio y superior, la deserción escolar alcanza niveles altamente considerables. Sumado esto al número de jóvenes que no han accedido hasta este momento al sistema educativo, los movimientos sociales del Paraguay concluimos que el actual sistema educativo está basado en prácticas excluyentes, que tienen una serie de consecuencias que he citado más arriba.

Toda esta situación de exclusión y de empobrecimiento del nivel educativo, consideramos sigue manteniéndose hasta hoy en día, pese a la presión social, por una cuestión simple: el sistema educativo actual produce mentes mediocres, que a su vez, no son capaces “supuestamente” de combatir dicho sistema, y por lo tanto, permite que las clases privilegiadas sigan gozando de su poderío económico, político e ideológico. Al iniciarse el período democrático en nuestro país, se intento establecer un sistema educativo que esté acorde a los nuevos conceptos y valores reinantes en el mundo, considerados en ese entonces como benévolos. Fue entonces que se inició la Reforma Educativa, pero se la planteó de una forma errónea, con poca participación social en su elaboración.

Una breve reseña de lo realizado en nuestro país hasta la actualidad en la lucha por garantizar el derecho a la educación a todo el pueblo, sería importante agregar a todo esto. La realización de talleres de análisis sobre la educación, que fueron participativos, es algo fundamental que fue llevado a cabo. Esto posibilita mantener una crítica estructurada hacia el sistema educativo. A partir de estos análisis, la presentación de propuestas al MEC fue realizada, aunque sin respuestas de dicho ente. En cuanto al presupuesto educativo, existe la Campaña Desarmemos el Presupuesto, que consiste en una multisectorial en donde la propuesta base es la de reducir el gasto militar, y re-destinarlos hacia sectores como salud, educación, industria, etc.

El fomento y la construcción de escuelas agropecuarias, autogestionadas, el establecimiento en varios movimientos de la educación popular activa, forma parte igual de un proceso de movilización permanente de lucha por la educación.

Creemos por último, que la lucha por la educación pública gratuita, obligatoria, universal y de calidad, es un objetivo al cual deben apuntar todos los movimientos sociales del Paraguay, pese a que no lo tengan como una reivindicación principal. La educación es el eje sobre el cual gira o la opresión, o la posibilidad de generar un cambio urgente y necesario en nuestro país, y obviamente, a nivel regional.

Muchas gracias.

Adolf Sauer
En nombre de la Mesa de Organizaciones Sociales del PMSS
Junio 2007

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola jeje

Anónimo dijo...

sisa y evelin tb dicen holaaa jijijiji

Publicar un comentario en la entrada



contador de visitas
Personas ya visitaron El Centinela